martes, 29 de mayo de 2007

Una Torre y un Vino de Concurso


Como acerarse al mundo de los vinos.

Tras la caída de mi torre, y una vez visto que mi situación era extrema (mi alfil y mi torre eran mi única defensa, habiendo perdido la torre no me quedaba más que someter a mi rey hacia segura protección pero humillante huida por todo el tablero), decidí comentar lo agradable del vino que tomábamos aquella noche mi amigo Gonzalo y yo, un suave carménère chileno, con notas de frutas rojas del bosque y vegetación. La conversación vagó un poco hacia la idea de las cepas de moda, la carménère proveniente de Chile, la malbec de Argentina, la syrah (o shiraz ) en Australia y el merlot californiano. Esto me llevó a pensar en cuales son los vinos que son más atractivos para los que deciden acercarse al mundo del vino.

Las cepas mencionadas sin duda son más agradables a los paladares “jóvenes” a partir de que son muy francas y accesibles para tomar. Esto no quiere decir que sean sencillas en lo absoluto; existen ejemplos de grandes vinos creados a partir de ellas, y por supuesto depende mucho de la calidad y procedencia de cada bodega productora. Así, aunque generalizar es esto no es lo más indicado, las características de suavidad de taninos, intensidad de aromas y frescor atrae a muchos nuevos aficionados al vino (quizás la syrah sea un poco más difícil de conocer por ser un poco más especiada y compleja). La realidad es que los países anteriormente mencionados han desarrollado estas cepas con gran éxito y han creado vinos muy agradables y en ocasiones precisamente dirigidos a mercados jóvenes -en pretensiones e inclusive en precio- y eso no son más que buenas noticias para todos. Estos vinos son generalmente equilibrados y armoniosos sin demasiadas ambiciones más que las de agradar. Y pasarlos por alto aunque estén “de moda” constituye un error (Mención aparte merecen los reservas, grand vins de las bodegas productoras y vinos de garaje que demuestran el potencial de estas cepas y que siempre sorprenden por su buena factura). Es interesante pensar en el gran momento de la viticultura que nos ha tocado vivir, nunca antes había existido tal oferta de caldos y siempre es posible encontrar algo que nos agrade al precio que nos es cómodo. Y hablo inclusive de apenas unos años 15 años cuando, en el caso de mi padre, los vinos se traían por pedido. Hoy hay muchos vinos de donde escoger en varias negociaciones hasta en la ciudad más pequeña. En el caso de México, según tengo entendido el consumo de vino aumenta en alrededor de un 15% anual y siempre es posible encontrarse con alguna persona, que al enterarse que uno conoce un pelín de esto, pida consejo de como acercarse a este mundo que a primera vista se ve complejo e inclusive elitista.

Dar consejo es algo difícil porque los vinos no son un bloque sólido de conocimientos exactos sino más bien una serie de experiencias acumuladas día con día. Entonces esos conocimientos son altamente subjetivos y cambiantes (aunque siempre enmarcados en una cultura general acerca de la vinicultura, amén de lo que los profesionales establecen como el dogma de su profesión). Por lo tanto, esto siempre será un viaje personal. Lo que yo siempre recomiendo primero es acercarse a los vinos estableciendo un marco de referencia, es decir, degustando vinos de probado carácter para establecer “a lo que debe saber un vino” y de ahí ir estableciendo cuales son los gustos personales. Es posible así ir conociendo que tipo de vino nos es más agradable y las características de ciertos tipos de cepas en vinos de tal o cual región y que nos gusten más.

Algo más que menciono es el hecho de conseguir vinos que hayan obtenido algún reconocimiento por su calidad, es decir, vinos de concurso. Se pueden encontrar en estas clasificaciones todo tipo de vinos y niveles de precios; la idea es que solo se juzga al vino por si mismo y no por la exhibición de una etiqueta ya que generalmente se trata de juzgar estos en catas a ciegas. Hay cierta controversia acerca de esto porque se dice, por un lado, que son vinos de casas que asisten en busca de publicidad y que el premio no garantiza su calidad, mientras que las grandes casas que tienen de cierta forma asegurada su distribución y venta dado su renombre no asisten a dichos concursos con lo que se quiere decir que no hay grandes vinos a concurso. En mi punto de vista esto no es algo que sea en detrimento de la calidad que puedan demostrar estos caldos. Hay que recordar que para poder hacer buenos vinos primero hay que venderlos, siendo este un mercado como cualquier otro. El caso es que malos, no lo son en lo absoluto. Por otro lado también se dice que son vinos muy cuidados técnicamente, corpulentos con sus aromas afrutados y buena presencia de taninos (hechos para impresionar a los jurados opacando vinos de factura más elegante), pero que fallan al momento de madirarlos, los mismos jueces decantándose después por vinos más tradicionales a la mesa. Tampoco creo que esto sea algo que nos separe mucho de nuestra intención de acercarse al mundo del vino. Ya que estos caldos fueron hechos para agradar, inclusive hasta los jueces, que mejor que estos mismos vinos para engancharnos en la aventura de la noble cultura de los buenos vinos.

Para conseguir ejemplos de vinos premiados es posible acceder a las páginas web de concursos internacionales de renombre, tales como el Mundial de Bruselas, el Vinalies Internacional de París o el Vinitaly de Verona, Italia. Como muestra de ello a continuación incluyo los vinos ganadores de medallas de oro y plata, de origen mexicano, de los últimos tres años en el Concours Mondial de Bruxelles, uno de los más importantes del mundo y donde los caldos mexicanos han logrado grandes éxitos, lo cual hace una excelente referencia de vinos que es posible conseguir fácilmente en México y de los cuales sus productores se sienten muy orgullosos con justa razón:

Concurso Mundial de Bruselas 2005:
Medallas de Oro
  1. Château Domecq 2002 (tinto)
  2. Único Cabernet Merlot 2001 (tinto)
  3. Santo Tomás Cabernet Sauvignon 2002 (tinto)
  4. Château Domecq 2004 (blanco)
  5. L.A. Cetto Nebbiolo Reserva Privada 2000 (tinto)
Medallas de Plata
  1. Santo Tomás Barbera 2002 (tinto)
  2. Santo Tomás Syrah 2001 (tinto)
  3. Santo Tomás Chardonnay 2003 (blanco)
  4. Calafia Blanco 2003 (blanco) Allied Domecq
  5. L.A. Cetto Petite Sirah 2003 (tinto)
  6. L.A. Cetto Cabernet Sauvignon Reserva Privada 1999 (tinto)
  7. Calafia Tinto 2003 (tinto) Allied Domecq

Concurso Mundial de Bruselas 2006:
Medallas de Oro
  1. Casa Madero Chardonnay 2005
  2. Casa Madero Shiraz 2004
  3. Casa Madero Casa Grande Cabernet Sauvignon Gran Reserva 2003
Medallas de Plata
  1. Casa Madero Casa Grande Reserva Shiraz 2002
  2. Casa Grande Chardonnay Gran Reserva 2005
  3. Casa Madero Chenin Blanc 2005
  4. Casa Madero Semillon 2005
  5. L. A. Cetto Reserva Privada Cabernet Sauvignon 2003
  6. L. A. Cetto Reserva Privada Nebbiolo 2001
  7. Santo Tomás Cabernet Sauvignon 2003
  8. Santo Tomás Sirocco 2002
  9. Santo Tomás Único 2002
  10. Santo Tomás Merlot 2003
  11. Chateau Domecq Tinto 2003

Resultados 2007

Concours Mondial de Bruxelles

Casa Grande Chardonnay 2006 Medalla de Plata
Producer: Casa Madero ( tel: +528183903665) appel: Parras Valley

Casa Madero Chardonnay 2006 Medalla de Plata
Producer: Casa Madero ( tel: +528183903665) appel: Parras Valley

Monte Xanic Malbec 2004 Medalla de Plata
Producer: Monte Xanic SRL de CV ( tel: +52 555 545 1111)

XA Cabernet Sauvignon 2005 Medalla de Plata
Producer: Industrias Vinicolas Pedro Domecq SA de CV ( tel: +5511059401)

Reserva Magna 2003 Medalla de Oro
Producer: Industrias Vinicolas Pedro Domecq SA de CV ( tel: +5511059401)

Gran Ricardo de Monte Xanic 2002 Medalla de Oro
Producer: Monte Xanic SRL de CV ( tel: +52 555 545 1111)

Casa Grande Gran Reserva Cabernet Sauvignon 2004 Medalla de Oro
Producer: Casa Madero ( tel: +528183903665) appel: Parras Valley

Siendo el ajedrez la manera más civilizada y caballerosa de darle en la maceta a otro individuo, y al verme perdido, decidí que era momento de ver en que parte guardaba ese Santo Tomás Cabernet Sauvignon 2002, Medalla de Oro en el Bruselas 2005. Una excusa envidiable para echarle una ojeada a aquel libro de todas las partidas de Fischer que tengo por ahí y encontrar en que endemoniada jugada se perdió el genio estratégico...

Paco Hernández-Castañeda
Mayo de 2007

(Foto e imagen: Concuors Mondial de Bruxelles)

No hay comentarios.: