sábado, 11 de octubre de 2008

Le Clézio y El Sueño Mexicano


Ciudadano del mundo donde los haya, este escritor francés tiene algo del imaginario mexicano en sus genes literarios.

« Je m'appelle Jean-Marie... Je me suis perdu... » parece escribir Le Clézio sobre si mismo en "Les bergers" ("Mondo et autres histories" - Gallimard, 1978), cuando como frase final, y en voz de Gaspar, su personaje, parece comenzar a describir su historia... Le Clézio se ha extraviado voluntariamente, pero es un extravío ilustrado y vagabundo, de viajero inacabable y consciente de que sus divagaciones se plasman con facilidad en el papel... y ese extravio errabundo tambien nos ha ofrecido una mirada virgen a nuestra propia identidad mexicana de mitos y leyendas, para la gran mayoria de nosotros inexistente por olvidada y hoy más extraviada que nunca... Ciudadano del mundo donde los haya, más extranjero que francés, Jean-Marie Gustave Le Clézio (Niza, 1940) ha sido nombrado Premio Nobel de Literatura 2008.

Con Le Clézio me ha sucedido algo curioso. Mucho antes de tener idea de que este autor era considerado como el mejor escritor frances vivo, leí su "Poisson d'or" (Gallimard, 1999) en francés y por casualidad; me habia tropezado con este libro entre muchos otros, justo en la esquina de la casa de Francesco del Giocondo, en Florencia, en unas cajas de vendedor ambulante, y confieso haberlo comprado porque en la contraportada de ese libro de viejo estaba escrito un proberbio Nahuatl ("Quem vel ximimati in ti teucucuitla michin" - "Oh poisson, petit poisson d'or, prends bien garde à toi! Car il y a tant de lassos et de filets tendus pour toi dans ce monde.») Esa feliz concidencia italiana me hizo descubrir una prosa facil de leer y sin embargo muy profunda, y - como lector adicto uno simplemente lo sabe - comprendí que Le Clézio era de ese tipo de escritores a los cuales uno tiene que leer por gusto... Y así, tal como leí a Hemingway, a Sartre, Sully Prudhomme o Gao Xingjian (y para tal caso al gran Joyce, que no lo recibió), es decir, sin tomar en cuenta toda la parafernalia y politiqueria que suelen atraer los premios Nobel a la hora de ser otorgados, leí a Le Clézio sin otro propósito que no sea el de leer sus libros con gran placer.

Talento y Gusto -"Snille och Smak"- el lema de la academia sueca, parece tambien definir la prosa de Le Clézio, ambiciosa y muy documentada, no obstante bien leible. Ese es el caso de sus escritos sobre nuestro país ya que Le Clézio ha sido un apasionado de los mitos aztecas y mayas y ha escrito largo sobre estos; aún hoy se confiesa, en español, como un viejo apasionado de México. Así, su obra incluye varios libros sobre el país: Les Prophéties du Chilam Balam (Las profecías de Chilam Balam), Trois villes saintes, Diego et Frida, Le Rêve mexicain ou la pensée interrompue (El sueño mexicano o el pensamiento interrumpido), Pawana...
Le Clézio se interesa por nuestras tradiciones y su relación con la cultura occidental a partir de su lectura de lo escrito sobre México por Jacques Soustelle, lo cual le llevo a indagar sobre el choque de culturas occidental e indigena durante la conquista, dura relación que según el mismo autor hoy permanece viva y se puede palpar, por ejemplo, en la Cuidad de México. Jean-Marie Gustave trabajo y vivió durante 12 años en México, parte de ellos en un pueblito michoacano, cerca de los lugares donde se desarolla Pedro Paramo,(lo cual según sus propias palabras fue presentar sus respetos a Juan Rulfo...) Su estancia en México fue “la experiencia que cambió toda mi vida, mis ideas sobre el mundo y sobre el arte, mi manera de ser con los otros, de caminar, de comer, de amar, de dormir y hasta mis sueños”.

Por eso, al conocer que había sido galardonado, no pude evitar sentír esa satisfacción de tropezarse con un viejo amigo. Hoy naturalmente se multiplican los que conocen su obra a fondo, los que siempre lo leyeron y los que analizan su prosa de manera profunda; tambien hay los que se saben conocedores de los entretelones del Premio Nobel y nos ofrecen su teoría mas o menos conspiratoria sobre de como se coció este premio... (Aunque por otro lado todos sabemos que la lista de los grandes excluidos del premio Nobel es tan ilustre como la de aquellos incluidos, Nobel no significa justicia. Además de que las declaraciones de un miembro de la Academia, entre otras tantas palabras polémicas, sobre que Europa es el centro literario del mundo, excluyendo a todos nosotros, pero principalmente a Estados Unidos, no ayudan en nada, claro esta, sobre todo cuando el mismo Le Clézio dice admirar a esa misma literatura tomándola como referente. Con esto y con todo, el Nobel literario siempre levantará ámpula y ya tiene algo de tiempo que Grande de la Literatura Universal y Nobel no significan lo mismo; pero eso no se ha de discutir aquí, los caminos tortuosos de la literatura...)

Así, y en honor a la verdad, este escritor discreto y poco mediatico, mulitcultural, gran viajero, observador desde la otredad, prolífico e incombustible, ampliamente leido en Francia, es un Premio Nobel tranquilo, por decirlo de alguna manera...

Por Paco Hernández-Castañeda
Octubre de 2008




Para saber más:

Escaneo del Autor

No hay comentarios.: