viernes, 24 de julio de 2009

The Gentleman's Pursuits


¿Que son exactamente los mencionados 'Gentleman's Pursuits' del título de mi blog?

Sentados ante un café y una laptop de por medio, mi buena amiga Claudia me preguntaba por qué incluía en el titulo de mi blog la oración “& the gentleman’s pursuits”, y el por qué haberlo escrito en inglés y no en español, comentándome que no entendía exactamente qué significaba esto, aun sabiendo su traducción.

- ¿Por qué no en español? - Me miró con aire grave.
- No sé realmente, quizás quise dotarle de cierto sentido más amplio a mi blog, originalmente, en cuanto a los temas que trataría… fue una pequeña licencia de mi parte para hablar de otras cosas que no fuera solo de vinos; es decir, de vinos y de otros intereses 'cultos', quizás al estilo del ideal de Gentleman decimonónico. Una licencia ambiciosa, sin duda...- Respondí, sumiéndome en mis pensamientos.

Aunque es cierto es que el Gentleman decimonónico ya no existe, víctima del paso del tiempo y sobre todo de la televisión (la cual a fuerza de horas de poner la mente en neutral viendo la pantalla nos taladra e incrusta desde niños modelos a seguir no solo con frecuencia vulgares y superficiales sino además sin ninguna calidad moral en la mayoría de los casos, con sus muy honrosas excepciones), el ideal del ‘Gentleman-Gentilhomme-Caballero’ es siempre deseable…

Aunque la palabra ‘Gentleman’ tiene su equivalente en el español como ‘Señor’ (en el sentido de ‘Don José es todo un señor’, ya que la palabra ‘caballero’ denota más la idea de buenos modales en el trato hacia las mujeres -y prójimos- es decir, un sentido de ‘caballerosidad’. Así, ser ‘Todo un Señor’ incluye también ser caballeroso), el ideal del ‘Gentleman Británico’ y el ‘Gentilhomme Francés’ surge a partir del desarrollo de las sociedades cortesanas europeas a partir del siglo XVII, la cual exigía una cultura de etiqueta, formalidad y trato ‘educado’ como un código de conducta establecido. Este código incluía naturalmente el concepto de los buenos modales (‘manners’, ‘maniera’) en el trato hacia los demás, pero también exigía, para triunfar en estas sociedades, un grado de cosmopolitismo, inteligencia, bien hablar, humor, sensibilidad, valor, honor y carácter. Así mismo esta idea era descendencia directa del ideal del hombre renacentista del siglo XVI; el individualismo y el deseo de hacer y saber de todo. De esta manera, y como afirma el Filosofo Dietrich Schwanitz, ‘La formación cultural se fundía con la cultura social’.

¿Pero qué sucede hoy en día? ¿Es cierto que ‘ya no hay caballeros’, como se quejan la mayoría de las mujeres? Pues basta ver si la educación actual es lo mismo que era antes...

La educación de un Gentleman, además de la idea un poco elitista de que se requiere de tres generaciones para formar uno, incluía la adquisición de conocimientos sobre matemáticas (y ciencias en general), filosofía, latín, geografía, literatura, poesía –artes-, historia, arquitectura, pintura, astronomía y leyes, además de política, y conocimiento de estado geopolítico del mundo. Y no solo eso, un caballero debía saber también de vestido, comida, práctica de deportes tales como los incluidos en el pentatlón (carrera, tiro, equitación, esgrima y natación, basándose en las peripecias de un oficial del ejército francés), entre otras cosas y habilidades. ¡Todo esto además de contar con excelentes modales, ser cosmopolita, inteligente, ingenioso, elocuente, sensible, valiente y honorable! Menuda tarea para cualquiera que aspire a ser ‘todo un Señor’…

Por otro lado, un caballero actual debe contar con un grado de sensibilidad social, de conciencia ecológica y desempeñar un papel diferente en cuanto a su lugar ante el avance de las mujeres en todos los campos, y de una paternidad más sensible además de responsable, cuidar de su aspecto personal y ser todo un profesional... Adicionalmente, la educación de un caballero debe de hacer de este, según las palabras de Henry Peacham, "una persona provechosa y útil para su país".

Por lo tanto, por mucho la educación actual está en decadencia y que se encuentra muy alejada de este propósito de formación de hombres y mujeres de provecho. A veces solo alcanza para ver por los propios intereses y en ocasiones ni para eso; la educación del tipo que menciono arriba parece más un cuestión de suerte y de elección personal...

Ya lo escribía Heráclito (540-480 B.C.) hace más de 2500 años: “El contenido del carácter de un hombre es el que él mismo elige. Día tras día, sus decisiones, lo que piensa, y sus acciones son en lo que él mismo se convierte. Su integridad es su destino… es la luz que guía su sendero”.

-¿Entonces los 'Gentleman's Pursuits' son…?- Claudia me sacaba de mis retruécanos mentales.
- Pues yo creo que son todo lo que podíamos englobar en el concepto de ‘Cultura’- contesté.
- ¿Y para ti ‘Cultura’ es...?


Paco Hernández- Castañeda
Julio de 2009.
©

Pintura:
Jacques-Louis DAVID, Retrato de Pierre Sériziat, c. 1795, Óleo sobre tela, Musée du Louvre, París.

The above images are faithful photographic reproductions of original two-dimensional works of art. The works of art themselves are in the public domain for the following reasons: The images (or other media files) are in the public domain because their copyrights have expired. This applies to the United States, Canada, the European Union and those countries with a copyright term of life of the author plus 70 years. Moreover, all included images comply with the rule of the shorter term in countries that have copyright terms longer than 70 years.

No hay comentarios.: