viernes, 20 de septiembre de 2013

Las Cepas (VI): Chardonnay Superstar

La variedad Chardonnay es al vino blanco lo que la Cabernet Sauvignon es al vino tinto, es decir, la cepa blanca con más reconocimiento y presencia internacional. Con ella se producen vinos de todas las calidades, alcanzando su cenit en los grandes blancos de Borgoña, los Montrachet y por supuesto los Champange Blanc de Blancs hechos exclusivamente de esta uva.

Su origen por mucho tiempo tuvo un halo de misterio y aventura, ya que ciertas fuentes citaban su nacimiento en el medio oriente, en los suelos arcillosos y de piedra caliza de las colinas de Jerusalén de donde en teoría los cruzados franceses que regresaban de Tierra Santa la hubiesen traído a Europa; inclusive su nombre sugería dicho origen ya que las palabras hebreas "Sha'har-adonay" significan "Puerta del Dios". Otras fuentes sugerían su lugar de nacimiento en el Líbano, Chipre o Siria. 

Sin embargo en estos tiempos de análisis de DNA se ha identificado su origen en Borgoña o en el Mâconnais, producto de la cruza por polinización entre una modesta variedad medieval del Jura y de Franche-Comté, la Gouais Blanc (ya desaparecida) y la Pinot Noir. Ya desde el Siglo X de nuestra era se menciona el cultivo de esta vid en los alrededores del pueblo de Chardonnay, bajo los nombres de Chardenet, Chaudenet o Chardenay, tomando su nombre definitivo hasta el año de 1896 durante el Congreso de Ampelografía de Chalon-sur-Saône. 


La razón de su gran éxito se basa en una asombrosa capacidad de adaptación al suelo, al clima y a su flexibilidad ante los distintos procesos de vinificación, siendo además la uva blanca más apta para la crianza en barrica. Produce vinos muy variados, desde los voluminosos, complejos (y prestigiosos) Montrachet y los grandes blancos de Borgoña ya mencionados, hasta los Chablis minerales y Chardonnay varietales que no fueron creados en madera, hechos para beberse jóvenes. 

La Chardonnay en el Mundo / www.thewinewisecompany.com
La cepa Chardonnay se cultiva con gran éxito en todo el orbe, pero sobre todo en Francia (en Borgoña, Chablis y Champagne principalmente), en Chile (notablemente), en Italia, California, Nueva York, Sudáfrica, Nueva Zelanda y en Australia, entre muchas otras zonas de cultivo, a como se puede observar en el mapa precedente.

Debido a su plasticidad en cuanto a adaptación al terroir y a su vinificación, no hay un "estilo" especifico de Chardonnay. Un ejemplo de ello es que en zonas frías como Borgoña esta cepa produce aromas a mantequilla fresca, avellana, torrefacción y pan dulce, mientras que en zonas cálidas estos olores dan paso a aromas de frutas exóticas, piña y cítricos. 

Descubra usted mismo esta variedad, "superstar" de las cepas blancas.

Fuentes:
STRANG Carola et al. "Larousse des Vins",  Paris, Ed. Larousse, MMVII.
DOMINÉ  André, "El Vino", Barcelona, Ed. KÖNEMANN, 2005

No hay comentarios.: