jueves, 28 de agosto de 2014

Las Bondades del Vino o "The French Paradox"


“El vino es la más higiénica y sana de las bebidas.” – Louis Pasteur

Y nada más cierto hoy día. Aparte de ser alimento para el ánimo y el espíritu, el vino también es un alimento claramente saludable para el cuerpo en cantidades moderadas. Para los antiguos, el vino siempre fue un amplificador del espíritu y de la inteligencia, además de que a lo largo de la historia no solo se le utilizó como estimulante sino también como medicina. Y es que, además de ser el enorme placer del que he hablado antes, y por todos conocido, el vino ha sido siempre un alimento básico e inclusive fue razonablemente más higiénico, durante mucho tiempo, que beber el agua sola. A últimos años esta idea un poco empírica sobre las bondades del vino se ha ido confirmando científicamente y es muy interesante ver como el vino se reafirma como una legitima fuente de bondades para el bienestar y longevidad de nuestro cuerpo.

La Paradoja Francesa

El Dr. Serge Renaud, científico de la Universidad de Burdeos, Francia (connotado centro de investigación y estudios médicos), acuñó el término “French Paradox” (Le Paradoxe Français) después de completar su emblemático estudio del mismo nombre en 1991, el cual indicaba que la baja incidencia de enfermedades cardíacas en Francia podría deberse al consumo regular de vino. Su presentación en el programa 60 Minutes de la cadena CBS causó gran revuelo internacional e inclusive hoy día se sigue discutiendo al respecto.

El término en sí, French Paradox se refiere al hecho de que a pesar de que la población francesa en general consume cantidades similares de comida alta en grasas, hacen menos ejercicio y fuman más que, por ejemplo, los norteamericanos, dicha población muestra una marcada menor incidencia de muertes debida a enfermedades cardíacas. Los expertos médicos en general están de acuerdo en que una dieta baja en grasas, el hacer ejercicio y el no fumar minimizan los riesgos de ataques cardíacos. Por eso es que la mencionada paradoja francesa es difícil de explicar. Algunos estudios sugieren que una de las razones por las cuales los franceses presentan esta menor tasa de mortalidad relacionada a padecimientos cardíacos podría ser la del consumo regular de vino tinto entre su población, el más alto per capita en el mundo.

El mecanismo específico por medio del cual la paradoja francesa funciona no ha sido identificado todavía. Algunos investigadores sugieren que los antioxidantes llamados "flavonoides", compuestos químicos naturales que se encuentran en el vino tinto, podrían aportar importantes beneficios a la salud del corazón y de los vasos sanguíneos. Las uvas rojas son una de las fuentes más ricas en flavonoides, lo que hace al vino tinto más saludable para el corazón que el vino blanco, la cerveza u otros licores. Otras investigaciones sugieren que los pigmentos en el vino tinto llamados "polifenoles" son los responsables de los efectos que explican la Paradoja Francesa. Dichos polifenoles, encontrados en las cáscaras o piel de las uvas rojas, se cree actúan como antioxidantes, controlan la presión sanguínea y reducen los coágulos sanguíneos. Sin embargo otras investigaciones indican que el jugo de uva roja es menos potente en términos de aporte de beneficios a la salud que el vino tinto, así que los investigadores sugieren que algo en el proceso de la creación del vino cambia las propiedades de los polifenoles. Muchas otras investigaciones sobre el tema están en curso al día de hoy.

El Dr. Renaud enfatizaba la importancia de un “consumo moderado y regular de vino”: de 20 a 40 gramos durante la comida, de tres a cuatro días por semana; señalando que este tipo de consumo reduce el riesgo de enfermedades cardíacas coronarias de un 20 hasta un 60%. Por el contrario un consumo desmedido de alcohol incrementa el riesgo de sufrir dichos padecimientos.

Aún así, no todo esta escrito en este sentido, sin embargo algo hay que puntualizar nuevamente desde el principio: los beneficios que aporta el vino solo se aprecian observando un consumo diario moderado y durante la comida (por consumo moderado podemos hablar de a una a dos copas diarias de vino). De sobra no es conocido los efectos adversos que el consumo en exceso y por tiempo prolongado de bebidas con contenido de alcohol causa a nuestra salud y bienestar en general.

Por F. Xavier
Agosto de 2014

Para saber más:
(Sources)

http://en.wikipedia.org/wiki/French_paradox
-Hackman, Robert M. (1998, September). "Flavonoids and the French Paradox." USA Today, v. 127, no. 2640, 58–59.
- Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale -INSERM http://www.inserm.fr/fr/home.html
- http://www.renaudsociety.org/
- http://www.telegraph.co.uk/news/obituaries/9766180/Serge-Renaud.html

No hay comentarios.: