lunes, 30 de septiembre de 2013

Si tuviera hoy mi corazón...


Si tuviera hoy mi corazón, te diría que esas lindas pequeñas cosas, rutina de todos los días, hoy me hacen mucha falta, cariño de mi vida, y que jamás pude predecir que el verdadero amor golpearía mi corazón así, ese que hoy no tengo, el día que te perdí.

Si tuviera hoy mi corazón, hermosa y querida, te diría que tus ojos de hechizo y miel eran a la vez mi rendición y mi recompensa, mi muñequita dulce y blanca, y que cantaría una vez más a tu oído, como lo hacía aquellas noches en el parque lleno de sombras, ¿te acuerdas?

Te diría también que tu supiste ser, dulce e incomparable, todo para mí. Mi inteligente amiga única (tu acariciabas mi alma), y eras mi impulso, mi fuerza, mi descanso, mi tesoro, mi niña, mi mujer... mi pequeña ventana al paraíso,

y que aún deseo que tus labios quemaran con fuerza mi piel, y que mi boca volviera a recorrerte toda, sin pausa ni descanso, y que mis manos rodearan tus pechos al dormir, y que tu cuerpo a la luz de la luna aún danzara para mí como aquella vez primera...

Si tuviera hoy mi corazón, te diría que nada en este mundo me prohíbe amarte, pero que aunque hace daño, debo amarte cada día un poco menos.

¡Si tuviera hoy mi corazón tantas cosas escaparían de mi alma!

Pero mi corazón hoy no está aquí...


F. Xavier
Marzo de 2000
©